ALOJAMIENTO EN LOS CAÑOS: Tenemos todos

Qué hacer

Ruta de los Chorros (Cortinas), en Caños de Meca

cortinas de Los Caños de Meca

La ruta hacia los Chorros o cortinas de Los Caños de Meca

En este reportaje os ofrecemos el relato de una de las excursiones más impactantes que ofrece Los Caños de Meca. Avisamos que es una excursión difícil y con cierto riesgo, no sólo por el peligro (remoto) de desprendimientos sino también por lo complicado del trayecto, variable según las condiciones del clima, las mareas o la mayor o menor presencia de arena por los ciclos del mar. En cualquier caso, la belleza paisajística, los restos fósiles y las cascadas de agua dulce al final del camino bien que merecen la pena.

El paseo a los chorros parece devolvernos a épocas prehistóricas de dinosaurios y parajes salvajes e inexplorados. Todo depende de la imaginación del visitante, y para ello, esta excursión es perfecta.

La ruta comienza donde acaba la carretera que cruza Los Caños, en la zona conocida como Los Castillejos, que es el último punto habitado de Los Caños, y a partir de ahí el camino continúa bajo pinares y acantilados. Muy cerca tenemos el Hotel Mar de Frente, que se asoma a la playa nudista.


La playa nudista

Nuestro punto de partida es la playa nudista, de gran belleza paisajística y autentico centro neurálgico del hipismo y el nudismo, aunque cada vez menos.
Posiblemente en ningún otro lugar de Los Caños se respira tanto ese ambiente de hierba, sol y desnudez que han caracterizado a estas playas desde el boom turístico de los 60.

Las playas de Caños de Meca

Las playas de Caños de Meca

Las rastas siguen predominando aunque cada vez van cediendo más espacio a los nuevos inquilinos de sombrilla y nevera dominical.

La playa no es muy extensa, se cruza en menos de 5 minutos, dependiendo del paso del caminante y de su grado de curiosidad ante lo que el entorno ofrece. Es una playa arenosa aunque con tramos rocosos, de agua transparente y limpia pese a lindar con 50 metros de arenas cerradas por una insalubridad vergonzosa.
La playa transcurre bajo los primeros acantilados , llenos de pino y arbusto, merece la pena subirse a ellos y contemplar la belleza del entorno, sobre todo cuando el sol empieza a caer.


La ruta se complica

Conforme avanzamos hacia los acantilados la playa se va estrechando hasta que de pronto la arena termina y comienza el tramo rocoso. Hay que esperar a la marea baja para atravesarlo cómodamente.

El paisaje cambia totalmente y nuestro trayecto transcurre entre grandes bloques de piedra que algún día se desprendieron de la pared por efecto de la erosión. Sobrecoge mirar hacia arriba y pensar que alguno de esos salientes puede desprenderse en cualquier momento, algo que lejos de ser imposible constituye un peligro real tal y como advierten varias señales de peligro.

La vista se hace insuficiente ante tanto aliciente natural: a un lado el mar azul que choca con las piedras y al otro el imponente precipicio, reino de gaviotas y salpicado de mil formas caprichosas producto del viento y de la fragilidad del sustrato.

Con cierta facilidad recorreremos el primer tramo , que, con marea baja se puede hacer caminando sobre rocas y arena. La ruta nos lleva aproximadamente una hora y se dificulta un poco a la mitad, cuando unos enormes bloques rocosos nos impiden el paso fácil a pie y nos obligan a tomar un estrecho camino a la izquierda, en la base de los acantilados.


Y por fin, la cascada

Tras algún que otro titubeo y teniendo cuidado de no resbalar , llegamos a una cala salpicada de grandes rocas y tras ella encontramos casi de repente la pequeña cascada de agua dulce , fin de nuestra excursión y punto de gran interés natural donde recargarse de energía y donde darse, por qué no, una ducha fresca con un agua que sale de las entrañas de la tierra para parar a la arena de una pequeña cala que desaparece con la pleamar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los más aventureros pueden continuar más adelante y verán dos bonitas cuevas y tras ellas un camino ascendente bastante difícil que llega al último lugar accesible a pie: la cala verde. Tras ella termina la zona de paso y empiezan los grandes acantilados.


¿Te gustó este reportaje?

Haz click en una estrella para votar

Nota media 5 / 5. Recuento de votos 1

No votes so far! Be the first to rate this post.

Reportajes relacionados
Qué hacer

Plan para un día en Los Caños de Meca

Qué hacer

Planes, experiencias y actividades en la provincia Cádiz

Qué hacer

Nudismo en Caños de Meca

Qué hacer

Salir de noche en Los Caños de Meca, planes, zonas y locales

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *